ENTÉRATE: Lee el informe sobre la tortura en México

México ha acumulado cifras alarmantes de asesinatos, torturas, desapariciones forzadas en lo que se conoció como la “guerra contra las drogas”. Desde el 2006, el Presidente Felipe Calderón desplegó a miles de soldados y marinos para desempeñar tareas de seguridad pública y para emplear la fuerza letal militar en contra de quienes consideran son integrantes de las organizaciones criminales. Tan solo en 2006, se desplegaron 37 mil elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y 4 mil de la Secretaría de la Marina (SEMAR) cada año, llegando a su máximo número en 2017 cuando más de 52 mil soldados y casi 17 mil marinos realizaban tareas de seguridad pública en distintas partes de país.

Luego de dos sexenios, la militarización en México sigue siendo utilizada como herramienta de seguridad pública, generando altos índices de violencia y violaciones a derechos humanos, incluyendo tortura.  La preocupación por la situación de derechos humanos en México ha sido compartida por mecanismos internacionales de derechos humanos, como de Naciones Unidas y del sistema interamericano en sus visitas a México, las cuales han confirmado la grave crisis de derechos humanos por la que atraviesa el país. Especialmente considerando que México no se encuentran en ningún conflicto armado reconocido, como lo han establecido la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en adelante “CIDH” o “Comisión Interamericana”) 5 luego de sus visitas a México en 2015.

La tortura como crimen de lesa humanidad en el marco de la guerra contra las drogas. Informe para el Comité Contra la Tortura de la ONU

A partir de la documentación que realiza la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (en adelante “Comisión Mexicana” o “CMDPDH”) hemos identificado que la política de seguridad de corte militar implementada por el Estado mexicano, encaminada al combate del narcotráfico, está directamente correlacionada con los altos índices de tortura que se cometen en México por autoridades del Estado. Así mismo, podemos afirmar que la tortura en México, se ha cometido de forma sistemática en contra de la población civil, y que por lo tanto, constituye un crimen de lesa humanidad.

Descarga y lee el informe completo aquí

Otras publicaciones

Ver todas las actividades