#LiberarlasEsJusticia: El contexto es la única diferencia.

por Viridiana Ramirez

La guerra contra las drogas ha tenido graves consecuencias para la población y no ha logrado reducir la producción, el tráfico, y el consumo de drogas. El mayor impacto de esta política punitiva es el encarcelamiento injusto de personas por delitos contra la salud. Entre las principales víctimas están las mujeres, quienes juegan un rol bajo dentro de las redes delictivas.

Hoy existen 3018 mujeres investigadas, procesadas o sentenciadas por delitos contra la salud que están privadas de la libertad.

En su mayoría, fueron víctimas de violaciones de derechos humanos. Madres, embarazadas, indígenas, con dependientes económicos, trabajadoras del campo, con alguna discapacidad y/o las adultas mayores son las más afectadas, pues el Estado no toma en cuenta su identidad, ni las condiciones de involucramiento en estos delitos.

Ellas sufren de manera desproporcionada los impactos del encarcelamiento. Sin embargo, la historia de mano dura y castigo puede cambiar. Desde la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) y EQUIS Justicia para las Mujeres, proponemos establecer un mecanismo legal para liberar a mujeres, víctimas de la política de drogas, e implementar estrategias integrales de reinserción social. Súmate a esta campaña. Con tu apoyo lograremos el primer paso para liberar a quienes no tendrían porqué estar en la cárcel. 

#LiberarlasEsJusticia

 

Otras publicaciones

Ver todas las actividades