Mexicali Resiste

Mexicali Resiste, así como otros grupos de resistencia en Mexicali, surgieron en el contexto del levantamiento popular que ocurrió en enero de 2017 en la capital bajacaliforniana tras la aprobación de la privatizadora Ley de Aguas y los incrementos a los combustibles producto del gasolinazo.

A partir de los bloqueos ciudadanos a oficinas de gobierno tras las movilizaciones, es conformó la asamblea popular Mexicali Resiste. Hasta la fecha, el movimiento y la organización se ha ido transformando y diversificando, pero el eje principal de lucha sigue siendo la defensa del agua.