A partir de que se reconoció el agua como un derecho humano, nuestra constitución exige una nueva ley de aguas.

Esta es la oportunidad de tener por fin de nuestro lado una ley que ponga fin a la contaminación, el acaparamiento, la corrupción y la sobreexplotación de nuestras aguas; y quitarle el control al mercado de nuestros lagos, nuestros ríos, nuestras cuencas.

Durante estos casi 8 años desde la reforma, pueblos, ejidos, comunidades, investigadores a lo largo del país hemos consensado la Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas

Al lograr 141 mil firmas físicas, nuestra propuesta entra directamente como Iniciativa Ciudadana, sin mediaciones, sin tener que negociar sus contenidos.

Necesitamos tu firma hoy, y mañana tu voz, para defender nuestras aguas de las industrias sucias, las empresas mineras y de fracking, los agroexportadores, las inmobiliarias y las privatizadoras.

FIRMA AQUÍ

Otras publicaciones

Ver todas las actividades