Involúcrate

¡Únete a la campaña nuestro grito es monumento!

Organización:

Ubicación:

Continuar leyendo

Convocado por Amnistía Internacional

Ver perfil de la organización Firma aquí

FIRMA LA PETICIÓN PARA QUE EN LA PRÓXIMA MANIFESTACIÓN FEMINISTA MARCHEMOS SIN MIEDO, Y QUE YA NO HAYA MÁS FEMINICIDIOS NI VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

GRITAMOS DE DOLOR EN LAS MARCHAS PORQUE NO PODEMOS MÁS PERO, LAS AUTORIDADES, EN VEZ DE CUIDARNOS, NOS REPRIMEN Y VIOLENTAN NUESTROS DERECHOS Y NUESTROS CUERPOS. PORQUE LAS AUTORIDADES DEBEN CUIDAR NUESTRO GRITO DE DOLOR, COMO CUIDAN LOS MONUMENTOS.

El 10 de septiembre de 2020, activistas y colectivas se presentaron en las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM) en Ecatepec para exigir el avance de investigaciones sobre las presuntas violaciones de derechos humanos cometidas en los casos que acompañan. Durante la protesta pidieron, sin ejercer violencia de ningún tipo, que los funcionarios y funcionarias se retiraran del edificio. Sin embargo, alrededor de medianoche, llegaron automóviles blancos y pickups sin logos identificativos. Personas vestidas con chamarras de la Fiscalía General, comenzaron a golpear la puerta. Al entrar a la CODHEM, lanzaron los objetos que obstaculizaban el paso, jalaron con fuerza a las manifestantes y las golpearon a pesar de que repetidamente se les dijo que había niños y mujeres embarazadas. Feministas declaran haber sido amenazas con frases como “¿Querían hacer su desmadrito? Aquí tienen su desmadre. Ahora sí van a ver”

En horas de la madrugada, las manifestantes, junto con niños y niñas, fueron trasladadas en la parte de atrás de las dos pickups sin identificación. Todo esto sin saber exactamente a donde se dirigían y con miedo de ser desaparecidas. Finalmente llegaron al Ministerio Público de Atizapán de Zaragoza donde continuaron sufriendo abusos por parte de las autoridades.

REPRESIÓN EN CANCÚN

Tras la desaparición de Alexis, y el hallazgo de sus restos, el 9 de noviembre de 2020 hubo una protesta frente a la Fiscalía General de Justicia de Quintana Roo. Horas después, el contingente se trasladó frente al Palacio Municipal. Las y los manifestantes cantaron consignas, pintaron en el suelo de la plaza y en las paredes, rompieron cristales y derribaron parte de la protección de madera frente a la puerta. Al caer otra parte de la protección de madera, Policías Municipales dispararon pistolas semiautomáticas y rifles aun cuando las y los manifestantes ya estaban corriendo. Dos mujeres y un hombre fueron heridos por las armas de fuego.

Un total de 8 personas fueron detenidas, 7 de ellas mujeres. Varias narraron los golpes y amenazas verbales que sufrieron en la detención y bajo la custodia de las policías. Al menos una de ellas fue víctima de violación sexual.