El colectivo #MovilidadSinLímite denuncia mal uso y opacidad en el ejercicio de recursos para personas con discapacidad

De 2011 a 2019 se han destinado 4,450 millones de pesos del FOTRADIS para transporte público adaptado para personas con discapacidad y para infraestructura pública incluyente, sin información que corrobore su ejercicio ni resultados.  El mal uso y la opacidad de los recursos del FOTRADIS vulnera directamente el derecho a la accesibilidad de 7.65 millones de personas con discapacidad en México.

Nosotrxs, Yo También, Red Nayarita de Personas con Discapacidad, El Día Después, Consejo Nacional de Gente Pequeña y el INAI han unido fuerzas para transparentar el ejercicio de los recursos del Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad (FOTRADIS), para saber quiénes, cómo y en qué programas se invierten para garantizar el derecho a la accesibilidad universal en igualdad de condiciones. De 2011 a 2019, por medio del FOTRADIS, se han destinado 4,450 millones pesos, distribuidos entre las 32 entidades federativas, para garantizar el derecho a la accesibilidad de las personas con discapacidad a través del transporte público adaptado e infraestructura pública incluyente. Se identifican tres problemas:

1. Criterios poco claros: hasta 2019, los recursos se designaron de manera discrecional por entidad federativa al no tener una correlación entre los montos asignados a cada estado y la población con discapacidad. Bajo la fórmula establecida en los lineamientos, las entidades de Durango y Zacatecas han recibido 110 y 100 millones más, respectivamente, de lo que les correspondía, mientras que la Ciudad de México, el Estado de México, Michoacán, Veracruz y Guanajuato han dejado de recibir más de 50 millones de pesos.

2. Opacidad: A pesar de que en los lineamientos se solicita un portal público donde se incluya toda la información sobre los proyectos, en la mayoría de los casos este portal no existe y en los que sí se puede acceder la información suele estar incompleta. Para su fiscalización se han destinado 4 millones 450 mil pesos a contralorías de las entidades y 2 millones 500 a la Auditoria Superior de la Federación, sin embargo esto no ha ocurrido.

3. Ineficiencia en el uso de recursos públicos: El fondo nació con un enfoque de derechos que busca la inclusión de las personas con discapacidad a partir del transporte e infraestructura públicos de accesibilidad universal. Sin embargo, los recursos se han empleado principalmente en obras que mantienen un enfoque clínico, donde sólo se ve a las personas con discapacidad como pacientes y no como sujetos de derechos (transporte para clínicas y no para movilidad cotidiana); se ha destinado a fines privados de asistencia social y se ha reportado gasto sin que las obras se hayan llevado a cabo o sean verificables. Hacemos tres llamados a la acción:

1. Presionar a los intermediarios responsables y sujetos obligados por medio de la página movilidadsinlimite.org para cumplir con sus obligaciones transparencia en el uso de los recursos del FOTRADIS.

2. Verificar que las obras se hayan realizado o que el transporte público esté en funcionamiento, por medio del mapa con los proyecto publicado en movilidadsinlimite.org.

3. Contar, e invitar a más personas a contar historias de personas con discapacidad en sus recorridos y sus principales retos al usar el transporte público para desplazarse diariamente. Esto se podrá hacer por medio de la plataforma movilidadsinlimite.org y por las redes sociales del colectivo. La información agregada se reportará a las autoridades. El ejercer estos recursos correctamente y con el enfoque de derechos que fue diseñado el fondo permitirá evitar la vulneración sistemática de los derechos de las personas con discapacidad, en especial su derecho a la accesibilidad consagrado en artículo 9 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Derechos humanos

Deja un comentario