Hombre fallecido durante operación policial evidencia empeoramiento del trato a personas migrantes

La muerte de un hombre centroamericano que viajaba con su hija durante una operación policial en Saltillo es una alarmante señal del enfoque cada vez más hostil de México hacia las personas migrantes y solicitantes de asilo, manifestó Amnistía Internacional.

“Las autoridades mexicanas deben tratar a las personas migrantes y sus familias con humanidad, no perseguirlos o dispararles”, ha manifestado Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional.

El 31 de julio, aproximadamente diez migrantes abandonaron la “Casa del Migrante Saltillo” en el estado norteño de Coahuila para dirigirse a las vías férreas cercanas por donde pasan trenes de carga que van camino a los Estados Unidos. Según una declaración del personal del albergue, había mujeres, niños y bebés entre el grupo.

Durante la noche, agentes policiacos del Estado de Coahuila abrieron fuego y mataron a un hombre centroamericano cerca a su hija de ocho años. La información pública basada en las declaraciones de los testigos señala el hecho de que agentes de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración también podrían haber participado en el incidente, aunque las autoridades federales lo negaron.

Las autoridades estatales informaron a la prensa de que un hombre del grupo llevaba un arma y que por su parte, oficiales “repelieron” una agresión”. Sin embargo, para entrar al albergue de migrantes de Saltillo, las personas son rigurosamente revisados en busca de armas, drogas o teléfonos celulares, y tienen que cumplir con estrictas reglas de disciplina.

Cualquier muerte a manos de las autoridades debe ser investigada de acuerdo con el Protocolo de Minnesota sobre la Investigación de Muertes Potencialmente Ilícitas (2016), un conjunto de directrices internacionales para la investigación de muertes en las que se sospecha la responsabilidad del Estado. De acuerdo con los Principios de las Naciones Unidas sobre el Empleo de la Fuerza y de Armas de Fuego, el uso de la fuerza letal sólo es legal en respuesta a una amenaza inminente de muerte o lesiones graves. Debe ser un último recurso, cuando no se disponga de ninguna otra medida alternativa.

Consulta la nota completa aquí

Derechos humanos

Deja un comentario