Lee

Informe: El impacto del COVID-19 en los pueblos indígenas de América Latina

El presente documento tiene como principal objetivo informar sobre los efectos más significativos del COVID-19 en los medios y las formas de vida de los pueblos indígenas, así como brindar recomendaciones técnicas a los Gobiernos de la región para visibilizar y fortalecer sus mecanismos de contención, mitigación y recuperación ante la pandemia. En él se aborda la necesidad urgente de adoptar medidas especiales y específicas que reconozcan la gran capacidad de resiliencia de los pueblos indígenas en Abya Yala1 y permitan una recuperación transformadora a partir de su resistencia y fortaleza colectiva.

La recuperación requerirá que los países realicen un esfuerzo financiero sin precedentes para lograr un nivel de bienestar similar al que teníamos antes de la pandemia. Cabe destacar que se trata de una encrucijada inédita en la historia reciente, que brinda la oportunidad de (re)construir un planeta más sostenible y resiliente (FAP/CEPAL, 2020). En este contexto de recuperación transformadora, resulta fundamental colaborar con los pueblos indígenas y hacerlos partícipes activos de los cambios profundos requeridos a nivel mundial. La pandemia repercute en las economías de América Latina y el Caribe a través de factores externos e internos, cuyo efecto conjunto conducirá a la peor contracción sufrida por la región desde que se iniciaron los registros en 1900 (CEPAL, 2020b). En consecuencia, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé una disminución del 9,1% del producto interno bruto (PIB) al cierre de 2020 para el promedio de la región (CEPAL, 2020d).

Esta recesión incide negativamente en los presupuestos públicos y genera limitantes considerables en la implementación de las políticas públicas y las estrategias encaminadas a reducir las desigualdades que afectan de forma desproporcionada a los pueblos indígenas de América Latina y el Caribe. Un nuevo informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que se necesitarían 27 años para reducir en un 50% la disparidad entre la región más pobre y la más rica de un mismo país (Nuguer y Powell, 2020).

La contracción económica permite pronosticar una situación dramática en la región; se estima que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, de modo que el total de personas en situación de pobreza pasará de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones en 2020, esto es, el 37,3% de la población regional (CEPAL, 2020d). Dentro de ese grupo, la cantidad de personas en situación de pobreza extrema se incrementará en 28,5 millones y pasará de 67,7 millones de personas en 2019 a 96,2 millones de personas en 2020, es decir, el 15,5% del total de la población. Asimismo, el fuerte deterioro de las condiciones laborales se traducirá en una tasa de desempleo a nivel regional del 13,5%, en un contexto histórico de amplia informalidad laboral.

De ese modo, el número de desocupados llegará a 44,1 millones de personas, lo que representa un aumento cercano a 18 millones con respecto al nivel de 2019. El incremento de las tasas de desempleo, en particular en el comercio y el turismo, está repercutiendo significativamente en la fuerza de trabajo femenina y las economías de los pueblos indígenas. Ante este contexto económico, crece de manera exponencial el riesgo de invisibilizar a los pueblos indígenas, tanto en el ámbito de la mitigación como de la recuperación posterior al COVID-19, incluidas las situaciones particulares de las mujeres, los niños y niñas y las personas mayores indígenas.

En consecuencia, este informe tiene como objetivo contribuir a su visibilidad y hacer un llamado urgente para que esta crisis se tome como una oportunidad para reafirmar la importancia fundamental de los derechos de los pueblos indígenas en el desarrollo sostenible y el bienestar de todos, en el contexto de los nuevos pactos políticos y sociales que reorienten el desarrollo sobre la base de la igualdad y las políticas fiscales, industriales y ambientales en pro de la sostenibilidad (CEPAL, 2020e).

El presente documento se elaboró en el marco de los Informes COVID-19 que está llevando a cabo la CEPAL en diversos ámbitos2, en esta ocasión, junto con el Grupo de Apoyo Interinstitucional sobre Cuestiones Indígenas de América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas, como parte de su plan de acción bianual. El documento está dirigido a: los pueblos indígenas y sus organizaciones, los Gobiernos de América Latina y el Caribe y los Estados ubicados fuera de la región que han asumido varios de los compromisos plasmados en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en particular, los relativos a la cooperación multilateral, la sociedad civil, el sector académico, el sector privado y la cooperación internacional.

Descarga el informe completo dando click aquí